Alimentación “Light”

Lic. Maricela Rios, Nutrióloga Leche Zaragoza

2017-01-03

La evolución del ideal de belleza ha sido tan distinto a lo largo de los años, vivimos en una época donde la preocupación por el tema es indiscutiblemente cosa de todos los días, aún así el sobrepeso y la obesidad han seguido avanzando, es por esta razón que surgen los denominados alimentos “light”, sin embargo pocos son los que saben realmente acerca de las propiedades de dichos productos.

En términos generales, un producto “light” es aquel al que se la ha disminuido al menos 30% del valor energético del alimento original. Sin embargo es esencial analizarlo para determinar si es o no recomendable para una alimentación equilibrada, sobre todo si lo que se quiere lograr es una reducción de peso, es decir, el primer paso es aprender a leer la información nutrimental de los productos.

¿Qué tomar en cuenta al analizar un alimento light?

1.-El tipo de alimento: Aquí podemos determinar en primer lugar si es un alimento que podemos evitar (Grasas, frituras, bebidas gaseosas), o si es parte habitual en la alimentación (Lácteos, pan de caja, etc.)

2.-Su cualidad especial: bajo en grasa, reducido en grasa, sin azúcar, etc.

3.-Verificar el contenido de nutrientes como carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales, aditivos, edulcorantes, etc., haciendo la comparación con el alimento original.

4.-Y lo más importante, conocer la información nutrimental por porción y cuántas porciones incluye el empaque. Lo más recomendable es que al consumir estos productos se modere de igual modo la cantidad o ración. Es muy importante destacar que muchas personas creen que los productos “light” adelgazan o se pueden consumir sin preocupación, sin embargo este es el motivo por el cual generalmente se consumen desmedidamente.

En general la publicidad o la escasa información nos han hecho buscar las formas “mágicas” o “express” de adelgazar y alcanzar el cuerpo ideal. Sin embargo la solución para quienes buscan cuidar su figura o alcanzar alguna reducción de peso, es considerar hábitos saludables en general, es decir podemos llevar a cabo una alimentación “light”, realizando cinco comidas al día pero en cantidades pequeñas y sumamente variadas, al evitar cocinar con mucha grasa, preferir los alimentos frescos y naturales, consumir verduras y frutas con cáscara, tomando suficiente agua, sustituyendo las harinas (como pan blanco) por las integrales y con fibra (pan integral, tortillas de maíz), evitando sobre todo los excesos, así como los periodos de ayuno prolongados, todo esto acompañado de ejercicio regular.

Así mismo Leche Zaragoza cuenta con las versiones 2% y Light, las cuales son reducidas en grasa y calorías, las cuales conservan los nutrientes propios de la leche y se pueden utilizar como estrategia para disminuir tu consumo de grasa.

No adelgazamos con no comer, sino comiendo de manera estratégica.

©2016 Todos los derechos reservados/

Aviso de privacidad

Alimentación “Light”

Lic. Maricela Rios, Nutrióloga Leche Zaragoza

2017-01-03

La evolución del ideal de belleza ha sido tan distinto a lo largo de los años, vivimos en una época donde la preocupación por el tema es indiscutiblemente cosa de todos los días, aún así el sobrepeso y la obesidad han seguido avanzando, es por esta razón que surgen los denominados alimentos “light”, sin embargo pocos son los que saben realmente acerca de las propiedades de dichos productos.

En términos generales, un producto “light” es aquel al que se la ha disminuido al menos 30% del valor energético del alimento original. Sin embargo es esencial analizarlo para determinar si es o no recomendable para una alimentación equilibrada, sobre todo si lo que se quiere lograr es una reducción de peso, es decir, el primer paso es aprender a leer la información nutrimental de los productos.

¿Qué tomar en cuenta al analizar un alimento light?

1.-El tipo de alimento: Aquí podemos determinar en primer lugar si es un alimento que podemos evitar (Grasas, frituras, bebidas gaseosas), o si es parte habitual en la alimentación (Lácteos, pan de caja, etc.)

2.-Su cualidad especial: bajo en grasa, reducido en grasa, sin azúcar, etc.

3.-Verificar el contenido de nutrientes como carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales, aditivos, edulcorantes, etc., haciendo la comparación con el alimento original.

4.-Y lo más importante, conocer la información nutrimental por porción y cuántas porciones incluye el empaque. Lo más recomendable es que al consumir estos productos se modere de igual modo la cantidad o ración. Es muy importante destacar que muchas personas creen que los productos “light” adelgazan o se pueden consumir sin preocupación, sin embargo este es el motivo por el cual generalmente se consumen desmedidamente.

En general la publicidad o la escasa información nos han hecho buscar las formas “mágicas” o “express” de adelgazar y alcanzar el cuerpo ideal. Sin embargo la solución para quienes buscan cuidar su figura o alcanzar alguna reducción de peso, es considerar hábitos saludables en general, es decir podemos llevar a cabo una alimentación “light”, realizando cinco comidas al día pero en cantidades pequeñas y sumamente variadas, al evitar cocinar con mucha grasa, preferir los alimentos frescos y naturales, consumir verduras y frutas con cáscara, tomando suficiente agua, sustituyendo las harinas (como pan blanco) por las integrales y con fibra (pan integral, tortillas de maíz), evitando sobre todo los excesos, así como los periodos de ayuno prolongados, todo esto acompañado de ejercicio regular.

Así mismo Leche Zaragoza cuenta con las versiones 2% y Light, las cuales son reducidas en grasa y calorías, las cuales conservan los nutrientes propios de la leche y se pueden utilizar como estrategia para disminuir tu consumo de grasa.

No adelgazamos con no comer, sino comiendo de manera estratégica.

©2016 Todos los derechos reservados/

Aviso de privacidad