¿Qué es la saciedad?

Lic. Maricela Rios, Nutrióloga Leche Zaragoza

2016-12-02

Alimentación, tema de todos los días, tan actual como la vida misma, pero a la vez tan complejo e inexplorado aún, sin embargo indiscutiblemente es determinante para nuestra calidad de vida. Comer es algo sencillo, la verdadera pregunta es ¿Comemos de manera adecuada?

La necesidad fisiológica de alimentarnos se debe a numerosos procesos bioquímicos que nos indican falta de nutrientes; sin embargo, el deseo psicológico de comer es tan variable y sujeto a estímulos externos como la vista, el olor, señales emocionales, acontecimientos sociales y culturales, pero en este marco nos enfocaremos en un punto que poco se conoce, la saciedad.

La saciedad es un estado en el cual físicamente nuestro cuerpo está satisfecho con los alimentos que hemos consumido, sin embargo es un estado del organismo que pocos sabemos escuchar, solemos comer hasta “llenarnos” sin darnos cuenta realmente cuando nuestro cuerpo está satisfecho y es momento de dejar de comer.

El primer paso para que nuestra alimentación sea adecuada es que sea completa, rica en nutrientes de calidad, es decir que contenga los principales grupos de alimentos: Cereales, frutas, verduras y leguminosas o alimentos de origen animal, además debe ser variada y acorde a nuestra composición y actividad física.

Pero los alimentos que consumimos, son solamente un elemento en la ecuación de una buena alimentación, el segundo componente incluye nuestras emociones mientras comemos, por lo que es primordial relajarnos y disfrutar de nuestras comidas, además de evitar comer apresuradamente ya que los impulsos que nos “avisan” que estamos satisfechos tardan aproximadamente veinte minutos en llegar a nuestro cerebro, motivo por el cual una comida apresurada indudablemente nos llevará a consumir más alimentos de lo que realmente necesitaba nuestro cuerpo, de hecho estudios recientes han encontrado que las personas que comen rápido duplican el riesgo de padecer sobrepeso.

Lo siguientes consejos servirán como estrategia para mejorar nuestra alimentación:

1. Prepare platillos que favorezcan la saciedad con poco aporte de calorías, los cuales incluyen aquellos ricos en fibra y agua, bajos en grasa, como las carnes magras, leche baja engrasa, leguminosas como las lentejas y frijoles, semillas como la nuez y las almendras, granos enteros y vegetales y frutas.

2. Prefiera los alimentos naturales o menos procesados.

3. Coma lentamente, dejando los cubiertos en la mesa entre cada bocado, dando tiempo a su cuerpo para activar los mecanismos de saciedad.

©2016 Todos los derechos reservados/

Aviso de privacidad

¿Qué es la saciedad?

Lic. Maricela Rios, Nutrióloga Leche Zaragoza

2016-12-02

Alimentación, tema de todos los días, tan actual como la vida misma, pero a la vez tan complejo e inexplorado aún, sin embargo indiscutiblemente es determinante para nuestra calidad de vida. Comer es algo sencillo, la verdadera pregunta es ¿Comemos de manera adecuada?

La necesidad fisiológica de alimentarnos se debe a numerosos procesos bioquímicos que nos indican falta de nutrientes; sin embargo, el deseo psicológico de comer es tan variable y sujeto a estímulos externos como la vista, el olor, señales emocionales, acontecimientos sociales y culturales, pero en este marco nos enfocaremos en un punto que poco se conoce, la saciedad.

La saciedad es un estado en el cual físicamente nuestro cuerpo está satisfecho con los alimentos que hemos consumido, sin embargo es un estado del organismo que pocos sabemos escuchar, solemos comer hasta “llenarnos” sin darnos cuenta realmente cuando nuestro cuerpo está satisfecho y es momento de dejar de comer.

El primer paso para que nuestra alimentación sea adecuada es que sea completa, rica en nutrientes de calidad, es decir que contenga los principales grupos de alimentos: Cereales, frutas, verduras y leguminosas o alimentos de origen animal, además debe ser variada y acorde a nuestra composición y actividad física.

Pero los alimentos que consumimos, son solamente un elemento en la ecuación de una buena alimentación, el segundo componente incluye nuestras emociones mientras comemos, por lo que es primordial relajarnos y disfrutar de nuestras comidas, además de evitar comer apresuradamente ya que los impulsos que nos “avisan” que estamos satisfechos tardan aproximadamente veinte minutos en llegar a nuestro cerebro, motivo por el cual una comida apresurada indudablemente nos llevará a consumir más alimentos de lo que realmente necesitaba nuestro cuerpo, de hecho estudios recientes han encontrado que las personas que comen rápido duplican el riesgo de padecer sobrepeso.

Lo siguientes consejos servirán como estrategia para mejorar nuestra alimentación:

1. Prepare platillos que favorezcan la saciedad con poco aporte de calorías, los cuales incluyen aquellos ricos en fibra y agua, bajos en grasa, como las carnes magras, leche baja engrasa, leguminosas como las lentejas y frijoles, semillas como la nuez y las almendras, granos enteros y vegetales y frutas.

2. Prefiera los alimentos naturales o menos procesados.

3. Coma lentamente, dejando los cubiertos en la mesa entre cada bocado, dando tiempo a su cuerpo para activar los mecanismos de saciedad.

©2016 Todos los derechos reservados/

Aviso de privacidad